It girls y bloggers como estrategia de marketing

Un desfile de moda es mucho más que una pasarela con modelos y una nueva colección. Gracias a una buena y costosa combinación de elementos puede acabar convirtiéndose en un gran espectáculo que atraiga la atención de los medios y consiga devolver (con creces) la inversión. Según los cálculos, el coste de un desfile se recupera multiplicado por diez en publicidad “gratuita”.

Teniendo en cuenta modelos, estilistas, luces, localización, etc., se estima que el presupuesto mínimo para un desfile ronda los 30.000€. Pero con esto, en París, no llega ni para el DJ. Un desfile en la capital de la moda oscila entre 150.000€ y 300.000€ (850.000€ para desfiles de Alta Costura).

El escenario es parte del espectáculo, pero la repercusión mediatica que acompaña a las celebrities vistas en los front rows es el santo grial de los PRs de las marcas.

Por ello, una parte importante del presupuesto se dedica a asegurar que las celebrities del momento estén sentadas en primera fila. Entre las A-Listers están Beyoncé, Jennifer Aniston y Jessica Chastain. Las marcas les pueden pagar hasta 100.000 US$ por asistir de forma exclusiva, o bien, corren con los gastos del viaje (que puede ser hasta en avión privado), el alojamiento (en los mejores hoteles), y obsequian a las afortunadas con prendas de la marca.

Un tweet de la It girl Olivia Palermo en el desfile de Delpozo puede hacer que la firma sea conocida por miles de personas, una foto en Instagram de Alexa Chung yendo a un desfile de Chanel es “likeada” hasta el infinito, y que Jennifer López aparezca con su hija en un desfile hace que prácticamente ningún medio rechace publicar la instantánea del momento.

La exclusividad en los desfiles ha desaparecido, o al menos no se presenta como la estrategia de marketing ideal. Lo intentó Tom Ford en un show íntimo rodeado de secretismo en el que desfilaron estrellas de la talla de Julianne Moore, Beyoncé, o Emmanuelle Seigner. Sin fotógrafos de prensa y sólo para 100 invitados. Se suponía que las imágenes no se revelarían hasta meses después, pero pronto hubo filtraciones. Así que, en su reciente desfile en la semana de la moda de Londres decidió contar con hasta 1.000 invitados, bloggers incluidos.

Esta última figura es clave en la difusión de eventos. Bloggers como Bryanboy o Leandra Medine (Man Repeller) ya ostentan el status de auténticas celebrities, y si Chiara Ferragni (The Blonde Salad) habla de su último evento en su blog y en redes sociales, más de 150.000 personas se enterarán en tan sólo 24 horas.

Mónica Parga (blogs.vogue.es)

¡Todo sea por el show!

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*