Comienza el Festival de Cine Alemán de Madrid

El cine alemán es uno de los grandes de Europa. Y el Festival de Cine Alemán en Madrid, del 5 al 9 de junio en los Cines Palafox, es toda una cita esperada y celebrada por los cinéfilos y cinéfagos que sirve para tomarle el pulso a la industria cinematográfica germana. Este festival es una iniciativa de German Films con la colaboración de laEmbajada de la República Federal de Alemania de Madrid y el Goethe Institut.

Vorágine alemana. 7 películas nunca antes estrenadas en España, una retrospectiva dedicada a Andreas Dresen con el pase especial de su última película Stopped on track, el estreno de la película infantil “Los Cinco”, de Mike Marzuk, el programa de cortos Next Generation Short Films 2012 y una tv movie completan la equilibrada programación de esta decimocuarta edición del festival.

Los siete títulos que componen la principal sección del festival recorren un amplio espectro de personajes, donde destacan los encarnados por niños de muy diferentes épocas y situaciones vitales, pasando por adolescentes guerreras, mujeres luchadoras, padres de familia o ancianos aferrados a la vida. También hay una notable variedad de temas y géneros. Y alguna parábola de un mundo enfermo.

La invisible inaugurará el festival con la presencia de su director, Christian Schwochow. La invisible es Phine, una estudiante de arte dramático que pasa de la indiferencia de la gente y la timidez patológica a dar rienda suelta a su femineidad hasta convertirse en la protagonista de una obra de teatro, ante la atónita mirada de su madre y su hermana minusválida. La forja de la personalidad y los trastornos también es el eje temático de la cuarta película de Hans Weingartner, director de Los edukadores, La suma de todas mis partes. Joven salido del psiquiátrico encuentra en un niño de la calle una razón para seguir adelante. El resto, tensión in crescendo, un estilo naturalista y descarnado y unas interpretaciones notables.

La pantalla se tiñe de negro. Merced es el resultado de meter en una coctelera unas dosis del existencialismo de Bergman, unas gotas del nihilismo de Kaurismaki y un poco del reposado estilo de Robert Bresson. Un nuevo puñetazo al estómago que Mattias Glasner asesta a la burguesía. Tan dura como necesaria.

En esta edición dos películas indagan en el pasado nazi y hacen un ejercicio de memoria histórica y revisionismo del presente. En La guerrera, David Wnendt denuncia a ritmo de videoclip el imparable auge de los grupos radicales en el continente europeo. Por su parte, Niños prodigiocuenta la conmovedora historia de tres niños virtuosos del piano y el violín. Un canto a la inocencia perdida, a las esperanzas rotas y a las ilusiones robadas de toda una generación de europeos. Unas cintas predestinadas a cambiar vidas en la medida de sus posibilidades.

Unas niñas también, en este caso dos hermanas gemelas, son las protagonistas de Viento del oeste, el tercer largometraje de Robert Thalheim. Un cruce entre comedia romántica y el melodrama político que aborda desde una perspectiva crítica los últimos estertores de la RDA.

No todo va a ser llorar. En esta selección del cine alemán más reciente también hay hueco para la comedia con Tres cuartos de luna, de Christian Zübert, protagonizada por una extraña pareja formada por un taxista alemán sesentón, racista y gruñón y una niña turca de seis años, inocente y soñadora.

En el apartado documental se estrenará Khodorkosky, del cineasta berlinés Cyril Tuschi. Su cinta fue estrenada en el festival de cine de Berlín aunque de milagro porque la versión original fue robada misteriosamente poco antes. “Khodorkovsky” relata la odisea personal y política del magnate y multimillonario que se atrevió a desafiar a Vladimir Putin. “Me interesa sólo la persona de Jodorkovski, esclarecer cómo alguien que fue primero socialista y luego capitalista pasó de ser el oligarca más poderoso del país a enemigo número uno del Estado”, apunta el director del documental, Cyril Tuschi.

Los cinco es entretenimiento del bueno. Julian, George, Dick, Anne y Timmy son cinco personajes que acompañaron la infancia de los niños nacidos en los años 50, 60 y la primera mitad de los 70 del siglo XX. Fruto de la imaginación de la escritora británica Enid Blyton. Ahora llega su aventura fílmica de la mano del director Mike Marzuk. Mientras que en el apartado de tv-movie se presenta el telefilm policiaco Padre Madre Asesino, del realizador Niki Stein.

Retrospectiva: Andreas Dresen o el cine de la gente corriente

Este año la retrospectiva del Festival de Cine Alemán en Madrid estará dedicada al cineasta Andreas Dresen, premio Un certain regard en la anterior edición del Festival de Cannes, con el pase de Halbe Treppe (A media escalera), Whisky Mit Wodka (Whisky con vodka) y Wolke 9 (En las nubes).

El director, cuyo cine pone en juicio los límites entre ficción y documental, presentará en Madrid su último trabajo “Halt auf freier Strecke”, ganadora del premio Un Certain Regard del Festival de Cannes. “Stopped on Track” (Halt auf Freier Strecke) retrata la historia de Frank, un hombre de cuarenta años que ve sacudida su vida al recibir una terrible noticia. A pesar de la tragedia, es una historia de amor, solidaridad y dignidad humana retratada sin artificios ni rodeos. Una cinta sin concesiones sobre el deterioro mental y físico de un enfermo de cáncer. “Stopped on track” ha sido la gran triunfadora en los German Film Awards con el Lola de oro a la mejor película, mejor director para Andreas Dresen, mejor actor para Milan Peschel y mejor actor segundario para Otto Mellies.

En el ciclo se proyectara: “A media escalera” (Halbe Treppe, 2002) donde Dresen narra la historia de dos parejas de cuarentones que se replantean sus existencias y analizan los errores y aciertos del pasado. Con esta película, el director obtuvo el Oso de Plata en Berlín 2002.

“En las nubes” (Wolke 9, 2008), filme que tuvo la valentía de mostrar secuencias de sexo entre ancianos. «Siempre me había preguntado por qué a la gente mayor tan sólo se les permite, tanto en el cine como en la televisión, una visión más sentimental de la vida o historias entre románticas y apacibles». Son muy pocas las ocasiones en la que alguien nos muestra el enamoramiento de los ancianos, como viven su sexualidad. Sin embargo, en este caso, Dresen, con una ambientación carente de artificio nos muestra como el sexo sigue siendo sexo, se tenga la edad que se tenga.

“Whisky con vodka” (2009), una metáfora que recrea la vieja idea acerca de cómo lo nuevo sepulta lo viejo. En esta comedia, Andreas Dresen practica un irónico análisis sobre lo que representa envejecer en un mundo que transita por la vía rápida de la modernidad.

Una selección interesante y variada, la de esta 14 edición, que refleja el panorama de esta Europa de 2012 que no se sabe muy bien adónde va y ni siquiera se sabe si llegará a alguna parte.

20120606-011829.jpg

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*